Comunidad educativa Tierra de Niñ@s

Somos un sistema educativo regenerativo, comunitario, dinámico y lúdico.

Somos una comunidad regenerativa porque creamos juntos una educación que nos permite sanar nuestras culturas y ecosistemas.

Somos una comunidad dinámica porque somos un grupo de personas diverso que hemos elegido acompañarnos en la crianza. Somos una tribu y una asamblea. La comunidad educativa crea y recrea en forma autónoma y colaborativa este proyecto en función de las necesidades de todas y todos los participantes.

Somos una comunidad lúdica porque creemos que el juego libre(1) es la forma más saludable, amorosa, tierna, placentera, divertida y compasiva de aprender.

17760216_10155321099290572_8436361774034302362_n

¿Qué somos? Somos una comunidad educativa que comparte espacios, tiempos, estructuras y conversaciones.

¿Quiénes somos? Somos personas, adultos y niños, de diferentes edades y diferentes historias, que nos hemos reunido para pasar los días juntos. Nos hace más sentido estar juntos que separados.

¿Por qué? Creemos que para cuidar, criar, jugar, aprender, celebrar y sanar, hace falta una tribu. Queremos aprender juntos el arte de convivir.

NUESTRO HACER – NUESTRO APRENDER

18447643_10155458044995572_6253667365095525196_n.jpg

Nuestra atención -en esta primera etapa de Tierra de Niñ@s- está puesta en los niños y las niñas. El currículum es el niño o la niña. Para eso, tenemos que estar muy atentos y dispuestos a escuchar lo que los niños y niñas tienen que decirnos. Proponemos cambiar el enfoque de la educación y proponer una concepción co-creada del saber, donde quepa todo lo que los niños quieren y desean aprender. Todo lo que los pulsa, los motiva y los apasiona. Para eso ofrecemos experiencias variadas, espacios distintos, materiales, herramientas y relaciones horizontales entre todos los participantes. Todos aprendemos de todos y el adulto no es quien “posee” el saber. Niños y adultos aprenden y enseñan, desde sus lugares, sus posibilidades, sus juegos y sus habilidades.

Algunos aprendemos o reaprendemos a leer, otros a nadar, otros a comunicarnos, otros a resolver diferencias. Aprendemos sobre todo a ser con otros, a ser parte de una comunidad, a asumir acuerdos y respetarlos. Aprendemos a no hacer trampa para cuidar el juego de todos. Pero también a reconocer las necesidades personales, a darle voz a nuestros deseos. A respetar y valorar el propio querer. Cada niño y niña, en cada momento, decide qué hacer. Y cuándo y cuánto tiempo lo quiere hacer. Cada niño y niña decide qué aprender. Cada uno se reconoce a sí mismo como el responsable de su proceso de aprendizaje.

Vamos de paseo, vamos a la biblioteca, a la playa, al cerro, a la piscina. También contamos cuentos, tocamos instrumentos, hacemos burbujas, nos pintamos la cara y nos colgamos de los árboles. Y, a veces, cuando aparecen preguntas como ‘¿qué dice ahí?’ o ‘¿qué es eso?’, el que sabe algo, responde. Y responde asumiendo que puede estar equivocado. Y si nadie sabe, lo averiguamos juntos.

Las personas adultas estamos para asistir los juegos y los aprendizajes de las personas pequeñas. Nos ocupamos de ofrecer las condiciones espacio-anímico-temporales óptimas para que los niños puedan ser y hacer todo lo que quieran en el marco de la conversación y los acuerdos de la asamblea. Para esto nos es fundamental definir entre todos normas claras de convivencia que permitan el respeto y la seguridad que todos necesitamos para ser. Esas normas de convivencia son condiciones de posibilidad del juego y emanan de la misma interacción entre adultos y niños. Las decisiones las tomamos en asamblea.

En términos energéticos, los adultos que asistimos a la jornada nos encargamos de las labores domésticas y de la asistencia de los juegos y aprendizajes de los niños. Aportamos y preparamos las meriendas y el almuerzo (por ahora, cada uno trae su almuerzo y algo para compartir en las meriendas), ordenamos juguetes para facilitar el juego, acompañamos las conversaciones donde hay conflictos si ellos lo solicitan, proponemos actividades y damos mirada: presencia presente para sostener y asistir a las personas pequeñas.

LAS CONDICIONES DE POSIBILIDAD (O REGLAS DEL JUEGO)

17796315_10155321077315572_5200519463984898038_n.jpg

Tierra de Niñ@s es un lugar abierto a toda persona que quiera ser parte de ella. Las personas pequeñas asisten con una persona grande. Los niños y niñas -hasta cierta edad-, asisten con un acompañante, una persona adulta de preferencia. Un adulto puede “acompañar” a más de un niño siempre y cuando el adulto y el niño quieran y puedan hacerlo.

Las personas participamos de Tierra de Niñ@s los días que queremos, los días que nos comprometimos a estar para facilitar alguna actividad y los que nos comprometimos a cumplir una labor de asistencia. No es una obligación asistir en los días que no nos comprometimos, aunque sabemos que siempre nuestra participación es un aporte para la comunidad de aprendizaje. Podemos participar solo un día por semana o cinco, en concordancia con nuestros deseos y posibilidades.

Somos una comunidad. Nos reunimos en diferentes territorios pero somos un mismo grupo y asumimos en forma colectiva los costos y la manutención energética y monetaria del proyecto. Los aportes externos son siempre bienvenidos, siempre y cuando la asamblea así lo considere.

Todos, adultos y niños, nos comprometemos a mantener el buen trato y el respeto. Poniendo atención en la comunicación y la escucha.

Todos -adultos y niños- hacemos un voto de confianza en relación a nuestras capacidades, posibilidades y habilidades para ser y hacer las cosas de forma amorosa. Promoviendo una cultura de los cuidados y preservando la vida en su estado de bienestar. Este es nuestro objetivo, pero estamos siempre aprendiendo y asumimos que nos podemos equivocar. Sabemos que somos vulnerables.

FINANCIAMIENTO Y COSTOS

Cada familia que participa en la comunidad educativa Tierra de Niñ@s aporta mensualmente una cuota de $50.000. Con el dinero reunido de esta forma se financia la administración, los servicios que sostienen nuestras jornadas, los espacios, los materiales y los talleres que la comunidad decide financiar en la asamblea. Esta cuota se paga todos los meses del año.

El 2018 los cuidadores de niños que estarán presentes en las jornadas y que organizarán el funcionamiento de Tierra de Niños serán Andrea Escudero y Nicolás Crisóstomo.

Cupos disponibles para marzo 2018: 10 familias.

ESPACIOS
18425282_10155458044775572_8229684943107801171_n

Disponemos de espacios para el encuentro, el aprendizaje, los juegos y las derivas personales(2). Espacios de cuidados comunitarios donde nos reunimos y nos organizamos para apoyarnos en la labor de asistir las necesidades, los juegos y las derivas personales de los niños y niñas.

El 2017 nos reunimos una vez a la semana en Amantu, una Parcela en Altovalsol pensada para la sanación, donde hay mucha vegetación, un espacio para huerta, un taller de carpintería, un gran salón, cocina, una mesa grande (done compartimos comidas, conversaciones, actividades y celebraciones), una piscina, una cama saltarina, lugares para escalar, una cuerda floja y acceso al cerro donde este año experimentamos todo el proceso del desierto florido, colgamos telas, escalamos rocas, sacamos fotos, nos reunimos en torno a un fuego y jugamos a tantas cosas más.

El 2017 también nos reunimos en Casa El Árbol, en la Serena. Es la casa de una de las familias de la comunidad educativa. En esta casa había juguetes, instrumentos, un taller de carpintería, un equipo de música, muchos libros, muchos discos, instrumentos musicales, el espíritu de la cueca, un gran patio con casa de muñecas, espacio para desarrollar el juego de pintar basado en la propuesta de Arno Stern, mesas para almorzar juntos, una amplia cocina para cocinar juntos y una pieza para que los más pequeños y pequeñas pudieran dormir siesta.

Una vez a la semana nos juntamos en Mamakilla, espacio de gestación y crianza, para asistir a un taller de yoga para niñ@s facilitado por Bernardita Soto. Quienes no querían participar del taller podían jugar en el espacio de juego del Café y los adultos conversábamos, trabajábamos o aprovechábamos de hacer trámites y compras mientras nos turnamos el cuidado de las niñas y los niños.

En estos espacios aprendemos todos de todos, todo el tiempo. Desde que llegamos hasta que nos vamos. Nos aprendemos a cuidar. Aprendemos a conversar. Aprendemos a convivir. Aprendemos a cocinar. Aprendemos a ordenar. Aprendemos a expresar nuestras emociones. Aprendemos a resolver conflictos. Aprendemos a respetar los procesos e intereses de cada uno: nos aprendemos a amar.

El 2018 queremos agregar un espacio de huerta comunitaria e implementar mejor los espacios que ocupemos para que sean espacios activo modificantes(3) para todos. Este año proponemos reunirnos una vez en espacios públicos, una vez en Altovalsol y dos veces en La Serena. Estos días participaremos del taller de yoga para niñ@s de Bernardita Soto en Mamakilla, desarrollaremos el juego de pintar (Arno Stern) en el centro de salud holístico Vida Pura, jugaremos en plazas y haremos actividades en El Parque Coll y los jardines de la Universidad de La Serena.

TIEMPO

25488146_10156172920585572_6648703907355958889_o

Nos juntamos en un tiempo que nos regalamos para estar juntos, colaborar, co-criar, co-educar. Un tiempo que nos regalamos para reunirnos, mirarnos, escucharnos y cuidarnos mutuamente. Un tiempo para jugar juntos.

El 2017 nos juntamos tres veces a la semana entre las 11:00 y las 16:00. El 2018 nos queremos juntar de martes a jueves de 11:00 a 16:00 y el viernes de 11:00 a 13:00.

A veces también nos reunimos los fines de semana y a veces también alargamos las jornadas.

ESTRUCTURA

9d25771ed52e8103589d761ba89d5fc5

Tenemos una estructura dinámica. Creamos día a día un laboratorio de experimentación de juego y educación donde todas las personas que participamos de él podemos explorar nuestras pulsiones, nuestras pasiones, nuestras derivas, descubrir nuestros intereses, comunicar nuestros deseos y establecer las relaciones que necesitamos para descubrir nuestro lugar en el mundo.

Tenemos un ritmo de tiempos y espacios definido en la asamblea, pero a veces salimos de paseo a otras partes y en otros horarios. Nunca hacemos lo mismo, nunca somos los mismos.

CONVERSACIÓN

18447364_10155458041865572_4239767630250933085_n

Todo esto ocurre en una conversación y un entorno relacional de respeto, cuidado, colaboración y autonomía del que somos responsables las personas adultas, quienes aprendemos juntos a no reproducir las violencias que nos han dañado y nos acompañamos en los procesos de sanación.

PRINCIPIOS

20031852_10158973047635065_4261440542284833616_n

Presencia presente. Los adultos encargados del cuidado de niñas y niños durante la jornada, estamos presentes con todos nuestros sentidos, emociones y raciocinios en la compañía y cuidado de su juego. Eso puede significar que estamos jugando también, o no, acompañándolos como una doula acompaña un parto.

Desescolarización. Tierra de Niñ@s es una comunidad educativa no escolar. Aprendemos a ser y hacer con otras gentes en autonomía y colaboración(4). Aprendemos a desaprender la escolarización y a aprender a través del juego.

Juego libre. El juego libre es nuestro modelo didáctico y las derivas personales y colectivas son nuestro currículum. No tenemos un currículum establecido. Los procesos de aprendizaje de cada uno son para nosotros el currículum de cada uno y todos tenemos autonomía en relación a nuestra educación. Cuidamos y nutrimos estos procesos entre todos, sin interveniros desde una relación jerárquica del saber y el aprender. Entendemos el juego como el mecanismo de creación y aprendizaje más amoroso y en el juego libre como la expresión de nuestra naturaleza. Recogemos de Arno Stern las condiciones anímico-espacio-temporales óptimas para el desarrollo del juego libre y hacemos nuestro mejor esfuerzo para asegurarlas, siguiendo su invitación a jugar el juego de cuidar el juego.

Relaciones horizontales. Somos una red de relaciones de comunicación y aprendizaje donde cada uno desempeña un rol fundamental, y donde los dones y talentos de cada uno están al servicio del colectivo. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para considerarnos legítimos otros en la convivencia, como nos invitan Humberto Maturana y Ximena Dávila. Todos aprendemos de todos todo el tiempo. No es una estructura rígida, formal, uniforme ni estandarizada.

Asamblea. Somos un sistema de co-crianza y co-educación democrático y asambleario donde todos tenemos derecho a voz y voto.

Vulnerabilidad. Somos una experiencia de práctica de la vulnerabilidad. Nos reconocemos vulnerables y abrazamos el error como parte del proceso de aprendizaje.

La vida es un regalo. Este es el mensaje que queremos transmitir, es la forma en la que hemos elegido con-vivir. Creemos que la vida puede ser un juego para todos. Tierra de Niñ@s es un proyecto donde todas las personas queremos ser todo lo que somos y donde nos acompañamos para desarrollar todo lo que queremos ser.

Comunidad de cuidados. Somos una comunidad que cuida y acompaña los desarrollos personales de todos. Todos hacemos nuestro mejor esfuerzo para satisfacer las necesidades básicas de todos (autonomía, nutrición, cuidado físico, celebración, conmemoración, esparcimiento, integridad, desarrollo espiritual e interdependencia(5)).

Amar-educa. Adherimos a la propuesta de Humberto Maturana y Ximena Dávila. Amar, dice Maturana, es dejar aparecer, darle espacio al otro para que tenga presencia, pero sólo es posible aparecer con toda mi verdad en un espacio libre de juicios. Eso nos proponemos proveer para que sea posible el despliegue del ser en colaboración y autonomía.

No-violencia. Todos podemos sanar la violencia. Creemos que si observamos en nuestra crianza y educación violencias que nos dañaron, las podemos sanar. Si no las sanamos, corremos el riesgo de reproducirlas. Hemos encontrado herramientas que queremos utilizar para sanarnos en nuestra comunidad educativa en la comunicación no-violenta, la biografía humana, la sicología transpersonal y las constelaciones familiares.

Educación para el cuerpo, las emociones, el intelecto y las relaciones. Creemos que somos cuerpos, emociones, intelectos y relaciones. Hacemos nuestro mejor esfuerzo por crear una educación que satisfaga las necesidades de todos y de todo lo que somos.

CAMINAMOS DE LA MANO DE GIGANTES

18425451_10155458038855572_1522012998977635837_n

No descubrimos la rueda. Nuestras reflexiones son el resultado de años de observación atenta a lo que nuestr@s hij@s nos querían mostrar. Ellos son los primeros y principales referentes de nuestras ideas y nuestro actuar.

Hemos asistido durante los años de crianza al maravilloso espectáculo que es ver a un ser humano crecer y desarrollarse. Las niñas y los niños de la comunidad de crianza Tierra de niñ@s han aprendido a gatear, caminar, hablar, bailar, nadar y leer. Han aprendido a contar chistes, a jugar a las escondidas, a pillarse con respeto, a compartir, a expresar sus emociones… Todo de forma autónoma, libre, sin presión y a sus propios ritmos. Ellos y su inagotable curiosidad, su perseverancia, su capacidad de asombro, su astucia para buscar alternativas y lograr objetivos son un tesoro que queremos cuidar y preservar.

Hay muchos pensadores que nos nutren también. Que nos regalan las palabras para decir eso que intuimos. Humberto Maturana, Ximena Dávila, Claudio Naranjo, Andre y Arno Stern, Miguel Castro, John Holt, Carlos Calvo, Silvia López de Maturana, Carlos González, Satish Kumar, Stuart Brown y muchos otros más. Ellos son referentes que guían nuestro quehacer.

FUNCIONAMIENTO

18446992_10155458044365572_6438017079411208684_n

Estamos en construcción, siempre. Tierra de niñ@s es un proyecto vivo. Siempre estamos cambiando, siempre estamos mutando y siempre recibimos visitas que nos nutren y nos enriquecen. Por ejemplo, siempre hemos hablado de una posibilidad de viajar juntos como proyecto educativo. Ser nómadas un tiempo. Sabemos más o menos cómo será el 2018, pero no tenemos pensado el 2019. Este año nos proponemos trabajar en una planificación a mayor plazo. Un paso a la vez.

FERIADOS Y DESCANSOS

Para el descanso de los cuidadores de niños se suspenderá la jornada de cuidados los feriados nacionales, dos semanas en invierno (al mismo tiempo que las vacaciones escolares) y durante todo febrero. La comunidad educativa puede decidir reunirse de todas formas en estas fechas y se pueden seguir desarrollando los talleres y actividades especiales.

CONTACTO

Si estás interesado en ser parte de esta comunidad educativa o quieres recibir más información, escríbenos a comunidadtierradeninos@gmail.com o contáctanos al +56 9 5123 2855.

Revisa y participa de nuestra investigación en el blog de www.juegoyeducacion.com


Notas:

1. Juegos en los que cada uno elige participar. Ninguna actividad, propuesta o juego son obligatorios en Tierra de Niñ@s.

2. Deriva personal: proceso educativo dinámico e individual guiado por quien aprende y manifiesto a través de todas las acciones motivadas por el placer de hacerlas y/o el querer aprender algo. Los resultados de las derivas son las creaciones personales, la expresión de lo que cada uno necesita expresar y muchos aprendizajes. La deriva personal es una aventura educativa. Uno puede desarrollar todas las derivas que quiera y todo el tiempo que quiera.

3. “Los niños partícipes de un ambiente activo modificante no se limitan a permanecer quietos ante las cosas que parecen estar bien, tampoco solo se mueven, sino que actúan plenamente conscientes de sus actos. Indagan, son curiosos, hacen preguntas, quieren saber más acerca de las cosas y de lo que pueden hacer con ellas” (Silvia López de Maturana). http://waece.org/biblioteca/pdfs/d202.pdf

4 Las derivas colectivas son aventuras de aprendizaje colectivo.

5 En España encontramos una comunidad educativa similar. Visita http://laboragunea.org/labor-labur/

6 Necesidades básicas propuestas por Marshall Rosenberg en Comunicación no violenta – un lenguaje de vida, páginas 193-194.